Publicado 20/11/2023 11:02

MÉXICO.-Cambian compra de medicinas ¡por cuarta vez!

Una enfermera sostiene varios medicamentos
Una enfermera sostiene varios medicamentos - GVA

CIUDAD DE MÉXICO, 20 Nov. (Agencia Reforma) -

Las compras consolidadas de medicamentos y material de curación tendrán a la cuarta encargada en lo que va de esta Administración: la Secretaría de Salud (Ssa), aunque el desabasto continúa.

Desde diciembre de 2018, las licitaciones han sido controladas, primero por la Secretaría de Hacienda, luego por la Oficina de Servicios para Proyectos de Naciones Unidas (UNOPS) y, posteriormente, por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) que, al estar en proceso de extinción, ya no puede seguir a cargo con esa tarea.

Durante tres sexenios, las compras consolidadas estuvieron a cargo del IMSS.

El pasado 30 de octubre, la Dirección General de Recursos Materiales de la Ssa convocó a una licitación consolidada, complementaria a las que realizó el Insabi, para el periodo 2023-2024.

Se trata de una compra de hasta 328 millones de piezas de 763 claves de medicamentos, y hasta 3.9 millones de piezas de 377 claves de materiales de curación, que se usarán en 2024.

Fresenius Kabi y 3M, entre otras empresas, pidieron aclarar si se pueden usar productos adquiridos en las licitaciones previas del Insabi, pues varias dependencias no los han solicitado, y los contratos estarán vigentes hasta diciembre de 2024.

El IMSS y el nuevo IMSS-Bienestar -que reemplazó al Insabi- serán los mayores usuarios, pero también el ISSSTE, hospitales federales adscritos a la Ssa, institutos nacionales de salud, cárceles federales, la Marina, la Guardia Nacional y el DIF.

Sin embargo, la escasez de medicamentos e insumos en la red hospitalaria aún persiste y ha orillado a pacientes a esperar durante meses o hasta endeudarse para conseguirlos.

Incluso, se dejó venir una avalancha de reclamos judiciales en contra del IMSS, el ISSSTE y la Secretaría de Salud, según el Informe Radiografía del Desabasto de Medicamentos, publicado en julio.

Hace unas semanas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que Birmex y la Cofepris firmaron un convenio para implementar el Almacén Nacional de Medicamentos, una "mega-farmacia" que fue presentada como alternativa al desabasto.

La Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) ha advertido que el desabasto en el sector público, cercano al 27 por ciento, no se ha logrado recuperar debido a todos los cambios en las dependencias a cargo de las compras de medicamentos.

El Gobierno actual no sólo desmanteló el sistema de compra de fármacos, también hizo lo propio con el de distribución por presunta corrupción, hecho que también contribuyó al desabasto.

Hasta 2018, el IMSS realizaba las compras consolidadas de medicamentos y material de curación de todo el sector salud, contratos que incluían la distribución, pero con tres empresas que fueron vetadas en 2019 por el Presidente López Obrador, al acusarlas de ser un monopolio.

A partir de entonces se separó la compra de insumos de la distribución y ésta recayó en Birmex, pero la paraestatal, administrada por el Ejército, no logró el cometido y ha contratado a empresas privadas para que distribuyan los medicamentos.

Contador