Publicado 25/03/2024 07:23

López Obrador afirma que Trump no cerrará la frontera entre Estados Unidos y México

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador - Europa Press/Contacto/Luis Barron

El presidente mexicano niega que su país sea el principal productor de fentanilo

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha afirmado que el expresidente estadounidense Donald Trump (2017-2021), quien busca presentarse a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, no cerrará la frontera entre ambos países, a pesar de sus amenazas.

López Obrador ha asegurado que las declaraciones de Trump se enmarcan en el contexto de la campaña electoral en la que compite contra el actual presidente, Joe Biden, pero ha indicado que en la realidad no llevará a cabo estas medidas porque Estados Unidos "necesita" a México.

"Pueden decir que van a cerrar la frontera, pero nos necesitamos mutuamente. No podréis comprar coches que no sean caros si la frontera está cerrada. Tendréis que pagar 10.000 o 15.000 dólares más por un coche", ha manifestado en una entrevista con la cadena de televisión estadounidense CBS.

Por otro lado, ha señalado que el tránsito de migrantes a través de esta frontera cayó un 50 por ciento entre diciembre y enero, cuando la Administración Biden se puso en contacto con él para reducir las cifras de migración. Para ello, pidió a líderes de la región una reducción del flujo. "Sin embargo, esa es una solución a corto plazo, no a largo plazo", ha lamentado.

El dirigente mexicano ha afirmado que continuará trabajando para reducir la migración, pero ha hecho hincapié en que quieren que se preste atención "de forma seria" a los problemas de raíz. Para ello, pidió que se levantaran las sanciones a Venezuela y Cuba, porque si no se llevan a cabo estas medidas "el flujo de migrantes continuará"; pero ha agregado que la relación entre los países está por encima que estas políticas.

PRODUCCIÓN DE FENTANILO

Por otro lado, ha señalado que Estados Unidos "no tiene toda la información" sobre el origen y la producción de fentanilo cuando la Administración de Control de Drogas (DEA) y el Departamento de Estado estadounidense señalan que esta droga se produce de forma masiva en México por parte de los cárteles.

"El fentanilo también se produce en Estados Unidos. El fentanilo se produce en Estados Unidos, en Canadá, y en México, y los precursores químicos vienen de Asia", ha insistido. "¿Sabe por qué no tenemos el consumo que tiene Estados Unidos? Porque tenemos costumbres y tradiciones y no tenemos el problema de la desintegración de la familia", ha añadido.

López Obrador, que deja este año el poder en el país después de seis años, ha aseverado que en México hay "muy poco" consumo de fentanilo, si bien la violencia en el país norteamericano se da porque "existe tráficos de drogas".

México celebrará el 2 de junio unas elecciones en las que, además de la presidencia, están en juego 20.000 cargos locales. En el proceso electoral, el crimen organizado está teniendo un importante papel, disparándose antes del inicio de la campaña. México ha registrado en 2024 el mayor número de asesinatos políticos en el país.

El presidente ha declarado que no se trata de una amenaza a la democracia, sino que se trata de "algunas situaciones específicas". "No hay un Estado de la represión", ha indicado antes de subrayar que "hay candidatos de todos los partidos políticos".

POSIBLES RIESGOS A LA DEMOCRACIA

López Obrador también ha descartado que el aumento de los asesinatos de periodistas y candidatos a las próximas elecciones supongan un riesgo para la democracia mexicana y ha señalado que dicho crímenes se han producido bajo "circunstancias muy especiales".

En contraposición, el presidente mexicano ha destacado que en su caso particular, él puede viajar por todo el país sin problemas. "No hay región en México que no pueda visitar", ha dicho.

A su vez, ha negado que pretendiera dañar a la periodista de 'The New York Times' Natalie Kitroeff después de que hiciera público su número de teléfono cuando comentaba un reportaje elaborado por ella en el que se le acusaba de supuestos vínculos con el narcotráfico.

"Fue una forma de responder a una calumnia", ha explicado. "No lo hice con la intención de hacerle daño (...) Imagínese lo que significa para esta reportera escribir que el presidente de México tiene conexiones con narcotraficantes. Y sin tener ninguna prueba. Esa es una vil calumnia", ha zanjado.

Contador